Por lo menos cinco comunidades indígenas del Caribe de Nicaragua fueron arrasadas por el huracán Eta, que el martes pasado ingresó e impactó en categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, con vientos que llegaron a ser de hasta 240 kilómetros por hora, informaron hoy jueves los pobladores.

Las comunidades indígenas de Halouver, Klingna, Lamlaya, Wounta, y Wawa Bar, en su mayoría habitadas por miskitos y ubicadas en la costa noreste de Nicaragua, quedaron destruidas totalmente por Eta, que ayer miércoles abandonó el país y pasó a territorio de Honduras, degradado a depresión tropical.

Las autoridades nicaragüenses aún no han cuantificado los daños en esas comunidades y han sido los lugareños quienes han informado al respecto por medio de vídeos que han difundido a través de las redes sociales tras regresar a sus casas.

“Halouver no era así. Está totalmente destruido. Así que va a ser una trayectoria larga la reconstrucción”, dijo un habitante del lugar que grababa un vídeo tras caminar sobre los escombros.

Leer también: Policía del FSLN con armas de guerra impide envío de ayuda a damnificados del huracán ETA