Fueron miles de opositores hondureños que realizaron una marcha ayer miércoles en las calles de la capital para exigir la salida del presidente Juan Orlando Hernández, ante denuncias con vínculos con el narcotráfico a través de un juicio contra su hermano menor en Nueva York.

Por lo menos más de 5.000 manifestantes, ondeaban banderas rojo y blanco del Partido Liberal (PL, derecha), y gritaban “Fuera JOH (iniciales del presidente), fuera narcodictador”.

El excandidato presidencial por el PL durante las elecciones del 2017, Luis Zelaya, dijo ante los manifestantes que no puede seguir en el gobierno una persona que esta señalada de tener vínculos con el narcotráfico.

Añadió que el presidente tiene que salir del poder para “reconstruir el Estado de derecho”, que a su juicio esta vulnerado con el juicio en Estados Unidos.

Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano menor del presidente, lo tienen preso desde el pasado mes de noviembre del 2018 en Miami con señalamientos de narcotráfico.

La fiscalía del distrito sur de Nueva York dijo que “Tony” Hernández tenía operaciones “con total impunidad” y que pertenecía a “una organización auspiciada por el Estado que distribuyó cocaína durante años”.

Apuntó también que, a través de esa organización, el presidente Hernández obtuvo millones de dólares en sobornos.

En el juicio realizan la comparecencia como testigos grandes capos confesos que trabajaban de la mano con la fiscalía para probar la implicación del hermano del gobernante en el delito.