Con esta acción de Moscú el régimen de Nicolás Maduro podría tambalearse aún más

El gobierno de Rusia notificó de manera formal a la Casa Blanca que ha retirado la mayoría del personal militar que se encontraba desplegado en labores de apoyo y asesoramiento en Venezuela, algo que Washington califica como un compromiso para llegar a la negociación finalmente de un cambio pacífico y consensuado con el gobierno del país sudamericano, informa la ABC con sede en Washington.

“Rusia nos ha informado de que ha sacado a la mayoría de su gente de Venezuela”, ha informado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a través de su cuenta de Twitter.

Durante una conversación telefónica, fuentes del Pentágono confirmaron que se han retirado no sólo uniformados rusos sino empleados de la empresa estatal de defensa Rostec, que recibía pagos del régimen para esas labores de asesoramiento y entrenamiento. De acuerdo a las estimaciones del propio gobierno norteamericano, llegó a haber hasta 1.000 contratistas militares rusos en Venezuela.

El diario norteamericano The Wall Street Journal fue el primero en saber de esta retirada, citando fuentes del Kremlin, que daban como razones para ello el impago de las facturas por parte del régimen de Nicolás Maduro, privado de buena parte de sus ingresos por las fuertes sanciones impuestas por EEUU.

“Interpretamos esta decisión como una admisión de que Maduro está perdiendo debido a la presión económica de las sanciones”, dijeron ayer lunes las fuentes militares estadounidenses en una conversación telefónica con los periodistas.

Desde la época de Hugo Chávez, Venezuela ha adquirido gran cantidad de material armamentísticos rusos: sistemas de misiles S-300; helicópteros Mi-17, Mi-26 y Mi-35, y tanques T-72. En marzo, el Kremlin envió tres aviones militares con 100 soldados y material para recalibrar el sistema de misiles, una labor que ya ha culminado y tras la cual la mayoría de esos enviados han regresado a Rusia, según el Pentágono.