A pesar del intento de secuestro en contra del asistente del presidente Juan Guaidó no logro ningún éxito durante la mañana de ayer domingo, la persecución contra el entorno y colaboradores ha ido en aumento y en horas de la noche, “comisiones” se han presentado a la vivienda de Rico para violentar su vehículo y “requisarlo”, práctica que hacen a menudo para poder hacer la “siembra” de pruebas incriminatorias.

Esta práctica ya es sumamente común debido a que los diversos cuerpos represivos han optado hasta por despojar las unidades de placas que les identifique y se cubren sus rostros con pasamontañas.

Es por esto que se ha denunciado cómo ha ido avanzando en la práctica fascista que permanentemente busca amedrentar y secuestrar a personas que, como Roberto Marrero en su momento, sirven para tratar de desmembrar el equipo de apoyo del presidente Juan Guaidó.

Cabe recordar que en su momento, a Marrero le “sembraron” armas para culparle según se pudo comprobar gracias al testimonio de uno de los “esbirros” del régimen que están refugiados en los mismos Estado Unidos, denunció el portal Venezuela al Día.