Afirman que estos pasajes subterráneos son un plan B para evitar ser capturado

Una red de túneles en Caracas estarían siendo la alternativa de Nicolás Maduro en caso de sufrir algún ataque o persecución. En un trabajo especial publicado por El Nacional se mostró cómo funciona esta red subterránea.

El trabajo lo recopilan del diario colombiano El Tiempo, dónde se exponen testimonios y algunas pruebas obtenidas de fuentes bastantes próximas a Maduro.

«¿Estados Unidos está negociando con (Nicolás) Maduro? No. Pero Maduro sí quiere una negociación secreta con el Gobierno de Estados Unidos».

La afirmación la lanzó hace apenas 5 días Michael Kozak, secretario adjunto de la Oficina de Asuntos del hemisferio occidental del Departamento de Estado.

No dio mayores detalles, pero fuentes en Caracas confirman que la reciente acusación formal por narcotráfico y respaldo al terrorismo contra 15 miembros del régimen, incluida su cabeza, han hecho que sus lealtades internas empiecen a quebrarse y que algunos busquen arreglos por debajo de la mesa.

El expediente, unido a las jugosas recompensas que el gobierno Trump ofrece por Maduro y sus alfiles –y a la movilización de buques antinarcóticos hacia las costas venezolanas–, empezaron a ejercer una presión que se traduce en filtración de información y en mensajes de colaboración a la justicia de Estados Unidos.

Así se lo confirmaron a El Tiempo oficiales de inteligencia colombianos y fuentes en Caracas que nutren de datos a investigadores y a agencias federales estadounidenses .

«El régimen está aterrado. Algunos de sus oficiales, militares y operadores políticos están buscando un ‘salvavidas’ que les permita negociar su entrega; o, a cambio de informaciones de relevancia, su libertad. Hay muchos buscando contactar a agencias de inteligencia de los Estados Unidos, e incluso de otros países», asegura Johan Obdola, presidenta de la Organización para la Seguridad e Inteligencia (Iosi), que hace parte de una red global de expertos y colaboradores que operan desde Venezuela.

El entramado

Ese escenario de zozobra, al que se le une la emergencia desatada por la pandemia del coronavirus, ha puesto a circular la información de que Maduro está reactivando un plan B.

Se trata de un complejo subterráneo de túneles en varias locaciones en Caracas, que tiene como uno de sus anillos de protección para ocultarse y atrincherarse por meses en caso de un ataque.

Uno de los primeros en referirse a los túneles fue Germán Varela, exoficial de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que en mayo de 2019 habló de tres que salían o conectaban con el Palacio de Miraflores.

Pero información consolidada, a partir de informes de militares y funcionarios activos, habla de varios kilómetros, que guardan material estratégico.

«Desde hace seis años, aproximadamente, con la asistencia de Irán y Hezbolá (movimiento libanés proiraní), el régimen inició la construcción. Manejamos la información de que, en Caracas, tienen un aproximado de 17 kilómetros y su finalidad es brindar seguridad de movilizaciones estratégicas de los grupos élite del régimen, en caso de una acción armada», aseguró el venezolano Obdola en una comunicación con El Tiempo desde Vancouver (Canadá), en donde permanece exiliado desde que empezó a denunciar al llamado ‘cartel de los Soles’.

Artículo tomado de Venezuela al Día.