De los 24 jugadores cubanos sólo 12 decidieron regresar a la isla

Parte de los jugadores cubanos que regresaron a Cuba.

Regresó a la isla de Cuba un diezmado equipo de béisbol Sub-23. Llegaron a La Habana en horas de la madrugada de ayer lunes con 12 jugadores menos.

Los peloteros, encabezados por el entrenador del equipo, Eriel Sánchez, fueron recibidos en el Aeropuerto Internacional José Martí por el Vicepresidente Primero del INDER, Raúl Fornés Valenciano.

De la nómina inicial, regresaron Guillermo García García (GRA), Rangel Ramos Pozo (MAY), Rodoleisi Moreno González (SSP), Yuddiel González Torres (CAV), Jonathan Carbó Campoalegre (IJV), Frank Abel Álvarez Díaz (PRI), Naikel Yoel Cruz Zaldívar (MTZ), Marlon Vega Travieso (MAY), Kelbis Rodríguez León (GRA), José Eduardo Santos Escalante (SSP), Iván Prieto González (GRA) y Andrys Pérez García (MTZ).

La dictadura de Cuba se limita a decir que la huida de sus peloteros ocurre por un plan de los EEUU, jamás aceptan el grave error como administración de gobierno.

Los 12 peloteros cubanos que dejaron el equipo son el receptor Loidel Rodríguez; los infielders Miguel Antonio González y Yandy Yánez; los jardineros Reinaldo Lazaga, Dismany Palacios, Reinaldo Lazaga y Geisel Cepeda; y los lanzadores Dariel Fernández, Luis Dany Morales, Ubert Mejías, Yeiniel Zayas y Bryan Chi.

El  domingo se conoció que el santiaguero Ubert Mejías, el segundo de los peloteros cubanos en abandonar el equipo durante el torneo, ya arribó a Estados Unidos.

La misma fuente señala que esta es la mayor cifra de abandonos en un año en la historia del béisbol cubano. El anterior récord fue de 9, en 1996, y ello contando todas las competiciones internacionales de béisbol en que participó Cuba ese año. Sin embargo, en el recién finalizado evento deportivo en México, hubo 12 fugas de peloteros cubanos en 12 días.

Leer también: Reflexión sobre hospitalización del corrupto Roberto Rivas en sala de emergencias del Hospital Vivian Pellas

La televisión cubana calificó en días recientes la fuga de los jóvenes peloteros como “uno de los escenarios más hostiles” en la historia del movimiento deportivo en la isla, al tiempo que insistió en achacar lo sucedido a “inescrupulosos traficantes de personas”.

La selección cubana que fue parte del III Mundial Sub-23, celebrado en Sonora, en México, obtuvo el cuarto lugar en el evento.

Venezuela se llevó el título frente al país anfitrión y no hubo peloteros cubanos en el “Todos Estrellas del Torneo”, según reseñó el periodista Francys Romero, quien subrayó que este “será recordado como el Mundial de los ‘abandonos’”.