2 grandes pérdidas y duro golpe para dictadura Ortega-Murillo: Paul Reichler y Arturo McFields y los que siguen

En la foto Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Por Leonte Jarquín – Todo hace indicar que la pareja de criminales de lesa humanidad de Daniel Ortega y Rosario Murillo no terminará su período ilegítimo en el poder.

La inconformidad de sus seguidores dentro de la dictadura cada vez se acrecienta más. Su derrocamiento vendrá de adentro y ellos lo saben, por eso su paranoia de que en cualquier momento suceda algo.

Ya muchos sandinistas se dieron cuenta que estos personajes asesinos no representan ninguna ideología y que únicamente los utilizan para mantenerse en el poder. Veremos que las deserciones continuarán y al final se quedarán solos, únicamente, con su pequeño círculo de mafiosos que no tienen otra alternativa que hundirse con ellos.

Les han quitado los pasaportes a civiles y militares para que no abandonen el país, pero eso lo que provoca es que esa gente se sientan secuestrados aún más que el resto de nicaragüenses, por lo que se verán obligados a dejar de apoyarlos definitivamente, cosa que es buena para Nicaragua.