El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) nuevamente pidió al régimen de Daniel Ortega a detenerse (con la represión) y trabajar “juntos” en la solución de los problemas de Nicaragua.

El presidente de esta agrupación empresarial, Michael Healy, a través de una teleconferencia de prensa que la dictadura de Ortega se comprometió con la oposición, incluido los empresarios, en 2018 y 2019, a garantizar el respeto a la Constitución con unos acuerdos suscritos en una mesa de diálogo, y que su falta de cumplimiento esta provocando efectos negativos en la economía nicaragüense.

“Instamos al Gobierno de Nicaragua nuevamente a que, por favor, ya tome un alto y comencemos a solucionar los problemas de los nicaragüenses”, instó el líder empresarial.

Entre los problemas que citó Healy están los más de 600.000 empleos perdidos, entre formales e informales, en los últimos dos años y medio; así como las 3.494 hectáreas de tierras “intervenidas por parapoliciales y gentes afines al Gobierno”.

La patronal ha señalado al Ejecutivo por la crisis económica y la crisis en general. “Eso es por falta de voluntad del Gobierno de no querer buscar un acuerdo de nación para poder solucionar los temas políticos y económicos, que se agravan más con la crisis de la pandemia”, sostuvo Healy.

“Busquemos una solución para que Nicaragua pueda volver a recuperar esos empleos, pero al mismo tiempo para (garantizar) las elecciones libres y transparentes (en noviembre de 2021), que están pidiendo los nicaragüenses”, indicó.

¿Será este el mismo error del COSEP en pensar que el dictador sandinista va a cambiar?

Comentar