Violadores de DDHH sandinistas serán identificados por los EEUU

Serán muy agresivos identificando a los operadores del régimen sandinista que violen derechos humanos, dice Funcionario de alto nivel del Departamento de Estado Todd Robinson

“Daniel Ortega está apelando al clásico ‘EEUU vs. Nicaragua’, pero eso no es lo que realmente sucede, lo que pasa es que los nicaragüenses quieren democracia”, dijo Todd Robinson, asesor principal para América Central de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

“Seremos muy agresivos identificando a los funcionarios del régimen nicaragüense que abusen de su poder, violen los DDHH, encarcelen o asesinen opositores”, adelantó. Para Robinson, manifestó que cuando haya mayor exposición a los “corruptos y abusivos”, cuánto mejor se los identifique ante el mundo “como realmente son”, más cerca estará la democracia en Nicaragua.

El funcionario del departamento de Estado dijo que “todas las opciones están sobre la mesa” para presionar al régimen y adelantó que habrá más sanciones individuales contra funcionarios del régimen. Además, detalló que pueden haber sanciones por categoría, contra las fuerzas de seguridad o el poder Judicial, por ejemplo. “Seremos muy agresivos”, insistió.

Robinson dijo que EEUU sólo confiará en la voluntad de diálogo de Ortega cuando el régimen ponga en libertad a todos los presos políticos. “Hace un mes, ordenó excarcelar a unos 100 pero les otorgó prisión domiciliaria, eso no es suficientes. Exigimos libertad plena”, avisó.

Además, dijo como otra de esas “pruebas de voluntad”, el llamado a elecciones libres. “Eso sí, con nuevos candidatos, ya no más Ortega o Murillo (por la primera dama, Rosario Murillo)”.

El embajador detalló que lo que sucede en Nicaragua, como lo que pasa en Cuba o en Venezuela, es un “desafío para el hemisferio”. No quiso entrar en comparaciones con el régimen de Nicolás Maduro, pero sí dijo que el accionar represivo de Ortega ha comenzado a tener consecuencias en otros países. “Costa Rica y Panamá, que han sido muy generosos con quienes salen de Nicaragua, ya están viviendo los efectos”, manifestó.

El funcionario del departamento de Estado llamó al resto de las naciones a unirse en la presión contra el régimen. Afirmó que seguirá trabajando con la OEA, en especial con el secretario general Luis Almagro, y con sus socios en la región, Europa y Asia, para encontrar una solución democrática. “EEUU está dispuesto a ayudar a la oposición, darle herramientas, pero la solución saldrá de los propios nicaragüenses”, agregó.

Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos confirmó que en estos meses estima que hay muchas personas asesinadas más de 400 personas, contabilizó cerca de 800 presos políticos y hay miles de exiliados.