Vicario de Catedral envía fuerte mensaje a integrantes de la Policía sandinista

Iglesia Católica reciente actividades religiosas ante presencia de policías armados en alrededores de la Catedral de Managua

Fray Silvio Romero, Vicario de la Catedral Metropolitana de Managua, hizo un mensaje el pasado domingo y fue bastante contundente dirigido a los policías y parapolicías, y en general, a quienes “hemos absolutizado nosotros, principalmente en la cultura política nicaragüense, ideologías, partidos, personas, caudillos, y cómo nos ha hecho sufrir eso tanto en Nicaragua”.

Romero realiza críticas a la fe de quienes han matado, desaparecido o capturado a una gran cantidad de personas durante la crisis política que atraviesa el país diciéndoles que no basta asistir a la iglesia, y les llamó a “convertirse”.

“No sigan a los ídolos, porque el único absoluto es Jesús, Dios, nada de lo humano es absoluto”, dijo el vicario de la catedral Metropolitana de Managua Silvio Romero, en la misa dominical, al referirse a las “personas que han tomado las armas, que mataron, que saquearon casas de estudiantes”, en los últimos 13 meses.

El vicario hizo referencia a los asesinatos y saqueos de casas de estudiantes, según narra en vídeos, fotografías y testimonios, parapolicías y policías al servicio del régimen de Daniel Ortega.

“En Nicaragua hay gente que se llama cristiana y devota de la Virgen María, pero son a la vez personas que nos andan espiando, denunciando, levantando listas, que andan tomando fotos, que tomaron armas y que mataron o que señalaron casas de estudiantes. Son cristianos católicos con la misma problemática del concilio de Jerusalén, pertenecen a la iglesia, pero están mal convertidos, necesitan convertirse de verdad”, señaló el padre Romero.

Romero a su vez confirmó que la asistencia a las actividades religiosas de la catedral de Managua ha disminuido por el temor que tienen los feligreses hacia la Policía Nacional, cuyos agentes, fuertemente armados, se encuentran casi de forma permanente en los portones, para evitar manifestaciones contra el régimen de Ortega.