La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) criticó el uso de las amnistías en proyectos de reconciliación que nacen a partir de intentos por resolver situaciones de conflicto. El caso al que hacen referencias recientemente es “por la iniciativa legislativa que busca reformar la Ley de Reconciliación Nacional en la República de Guatemala”.

Esta iniciativa, actualmente en discusión en el Congreso, “vulnera los compromisos internacionales del país en materia de memoria, verdad y justicia, en particular en lo referente a amnistías, declara la CIDH. El proyecto de ley “incorpora una disposición de amnistía y sobreseimiento tanto para las personas que pertenecieron a la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) como para las autoridades del Estado que estuviesen procesadas o condenadas por graves violaciones a los derechos humanos, ya fuese como autores, cómplices o encubridores, y establece, asimismo, que se debe ordenar su libertad en el plazo de veinticuatro horas”.

“La iniciativa propone sobreseer de manera definitiva a aquellos que cometieron delitos tipificados en el Código Penal y otros cuerpos legales vigentes al 27 de diciembre de 1996 cuando hubiesen sido perpetrados con el fin de prevenir, impedir, perseguir o reprimir acciones de la URNG o sus unidades integrantes”, agregan representantes de la CIDH.

La Comisionada Antonia Urrejola Noguera, Relatora para la Unidad Memoria, Verdad y Justicia, expresó que “avalar amnistías en casos de graves violaciones a los derechos humanos no sólo contraviene los estándares y jurisprudencia interamericana, sino que en particular constituye un nuevo sufrimiento más para las víctimas y sus familiares”.