Ha pasado un año de la pandemia COVID-19 y la Unidad Médica Nicaragüense afirmó que la población todavía está sin acceso a una información que sea veraz; no puede tomarse libremente pruebas de laboratorio para covid, ni las pruebas de anticuerpo.

El Ministerio de Salud de la dictadura sandinista contabiliza 177 el número de fallecidos y a 6.649 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2.

Durante una conferencia de prensa, la Unidad alertó que tampoco hay normas terapéuticas acordes con los avances de la literatura médica; no se diagnostican, ni registran adecuadamente las atenciones ambulatorias, los egresos hospitalarios, ni las defunciones.

Los médicos rechazan que el régimen de Daniel Ortega siga promoviendo eventos masivos e ignorando cualquiera de las medidas preventivas básicas como el uso generalizado de mascarillas y el distanciamiento social.

A pesar que Ortega Murillo hicieron el anuncio sobre el que planean vacunar al 55% de la población, el gremio médico señala que se desconoce el avance del plan de vacunas a la fecha.

“Considerando que la vacunación oportuna y adecuada es parte del derecho a la salud, debe ser gratuita y accesible en el menor tiempo posible, para evitar los riesgos a la salud”, agregan los médicos profesionales.

El gremio exigió al régimen brindar información sobre las acciones en curso para gestionar las vacunas y los avances en su aplicación, desarrolle un plan de vacunación universal y agresivo, acelere la vacunación, priorizando en el tiempo a los grupos más vulnerables, vacune inmediatamente a todos los trabajadores del sector, sean del sector público, privado o de sociedad civil y comunique a la población general los procedimientos para acceder a las vacunas de forma ordenada y segura.

Comentar