Para Carlos Tünnermann Bernheim, representante de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), el Ejército de Nicaragua parece estar “teniendo alguna participación” dentro de la crisis sociopolítica que atraviesa el país.

Tünnerman, quien fue parte del diálogo nacional, suspendido el año pasado, brinda sus declaraciones a propósito de un video que anda en las redes sociales, en donde la exministra de Gobernación y militante del gobernante Frente Sandinista (FSLN), Ana Isabel Morales, baja órdenes a los partidarios sandinistas a estar atentos sobre la situación en Venezuela y respaldar las labores de “vigilancia y contrachequeo” que la Policía y el Ejército hacen a opositores nicaragüenses.

“Me parece que el Ejército ha hecho todo lo posible para dar la impresión que no está involucrado en esta crisis, pero todas las señales van en el sentido de que están teniendo alguna participación. Por ejemplo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el diálogo nacional, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y organismos de derechos humanos, han dicho que el Ejército debe desarmar a los paramilitares; pero este Ejército guardó silencio y nunca los desarmó”, manifestó el representante de la Alianza Cívica y la UNAB.

Para Tünnermann, si el Ejército quiere demostrar que no tiene alguna participación, debe desarmar a los paramilitares, de lo contrario, las sospechas siempre se mantendrán ahí.

“Esperamos que lo que el Ejército ha dicho de palabra, lo demuestre con su correspondiente comportamiento; es decir, defender la soberanía del pueblo y estar al lado de la ciudadanía y no de ningún partido o de algún interés de tipo económico-social”, manifestó por su parte el Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua.