Los transportistas de carga comercial que integran el Convenio Centroamericano de Libre Movilidad, conocido como CA-4 (Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua), realizaron serias amenazas de paralizar la circulación de los vehículos de carga de sus homólogos de Costa Rica y Panamá, si los gobiernos de los países no flexibilizan las medidas que han activado bajo el argumento de prevenir el Covid-19.

«Empieza un esfuerzo conjunto de los transportistas del CA-4. Por la situación que están viviendo, están hablando nuevamente de irse a un paro y bloquear el tránsito de conductores que vengan de Costa Rica y Panamá hacia el CA-4», aseguró José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua (Cosep).

Marvin Altamirano, presidente de la Federación de Transporte de Carga de Nicaragua, confirmó que la amenaza se ha hecho bastante real. Un paro «es posible, porque están molestos los del C-A y los gobiernos no contestan y aunque los gremios están pidiendo que apliquen medidas de reciprocidad, ya tienen diez días y no resuelven» el problema, aseguró.

El líder del Cosep indicó que desde casi una semana hay una fila de camiones de carga con sus conductores del lado de la frontera nicaragüense que se dirige a Costa Rica.