También narra que pone denuncia, pero su celular no le fue regresado

Los habitantes de Nicaragua se sienten con un temor al momento que los detiene la policía sandinista, esto porque por lo general, son a diario los reportes desde abuso hasta robos de sus pertenencias, a como lo ocurrió al taxista José Rodrigo Palacios, de 49 años de edad, el mes de abril de 2020 en el reparto Schick, de la ciudad de Managua.

Narra en su denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), el 19 de abril en horas de la noche el taxista llevaba una pasajera de Villa Libertad hasta el Reparto Schick, pero al llegar al sector de las Cuatro Esquinas fue detenido por cuatro agentes a bordo de dos motocicletas.

Los agentes le afirmaron que lo multarían con 3,500 córdobas y que se llevarían el carro al depósito vehicular por andar supuestamente ilegal ofreciendo su servicio de taxi, algo que admite Palacios.

El asustado taxista les dijo que con costo andaba 180 córdobas, por lo que los policías le quitan el dinero, revisaron el carro y le robaron un celular.

Además, los agentes policiales sandinistas bajaron del vehículo a la pasajera, la persiguieron y también le robaron 600 córdobas que ella portaba.

Al verse despojado de sus pertenencias el taxista les reclamó y fue en ese momento que un policía le dijo de manera amenazante: “Ándate antes de que me arrepienta”.

Palacios se fue al día siguiente a interponer la denuncia al distrito VII de la Policía, donde le giraron instrucciones a que ese tipo de denuncias se hacen en la Dirección de Asuntos Internos, ubicada en el Complejo Policial de Plaza El Sol. Allí dijo que pudo reconocer a los agentes y hasta dio los números de placa de las motos en que estos tipos se movían.

Han pasado más de dos meses de la respuesta que recibió en Plaza El Sol fue que no encontraron el celular y que los agentes que le asaltaron supuestamente serían sancionados administrativamente.

De cara a este grave acontecimiento y la imposibilidad de encontrar justicia en la Policía, la CPDH decidió interponer el pasado 7 de julio una denuncia en la Fiscalía.