Y las que han regresado, sus pérdidas no han sido resarcidas

Siguen las invasiones a propiedades privadas que acontecieron entre junio y agosto de 2018, cuando Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (UPANIC), contabilizó 9,800 manzanas tomadas en el occidente, norte y sur del país, la mayoría de uso agrícola.

Las tierras que todavía están invadidas representan el 47.68% del total registrado por UPANIC el año pasado y pertenecen a 14 nicaragüenses y 4 extranjeros.

“Al 10 de abril se mantiene la ocupación ilegal de 29 propiedades en siete departamentos del país, representando un área de 4,673 manzanas de tierra, infringiendo el derecho a la propiedad privada a sus legítimos dueños. Los afectados de esta área aún ocupada son 18 ciudadanos (14 nicaragüenses y cuatro estadounidenses), que han recurrido a las instancias institucionales correspondientes sin lograr hasta la fecha una respuesta positiva a sus reclamos y la devolución de sus legítimas propiedades”, detalló UPANIC.

El 66% de las tierras que permanecen tomadas, unas 3,102 manzanas, son de uso agrícola y el 24% de uso pecuario. Las 446 manzanas restantes se distribuyen entre bosques, uso industrial y otras actividades que no han sido identificadas.

UPANIC indica en su informe que entre julio y noviembre de 2018 los invasores liberaron 13,063.5 manzanas y en marzo de este año salieron de 723 manzanas, sin haber sido resarcido los daños causados.

UPANIC denunció que “se presentan casos donde los legítimos dueños están siendo acusados ante las oficinas de juzgados locales por delitos de usurpación del dominio privado en sus legítimas propiedades”, lo que constituye otro abuso contra el derecho a la propiedad.

Las pérdidas económicas derivadas de la toma ilegal de tierras al terminar el 2018 fueron estimadas en US$17.1 millones, más el lucro cesante por la inoperatividad que sumaba US$7.4 millones. Además, unas 9,010 personas perdieron sus empleos ante la invasión de las propiedades productivas. “La realidad del sector agropecuario no es ni blanca ni gris, es negra”, dice el presidente de UPANIC, Michael Healy.