Los sandinistas ahora “puchitos” conmemoraron el 41 aniversario del Repliegue a Masaya, pero al evento no llegaron ni 40 personas. Era notoria la presencia de personas envejecidas y algunos fanáticos con apariencia de delincuentes.

Al parecer ni los trabajadores del Estado decidieron arriesgar sus vidas a pesar del peligro que tienen de perder sus empleos.

Es bastante riesgoso para estos mismos ancianitos sandinistas andar conmemorando en mera pandemia el Repliegue de una calificada fracasada revolución, pues no cambió nada en el país.

Comentar