A pesar de las leyes y fuerte asedio en contra de los opositores nicaragüenses, el sandinismo no pudo evitar desastroso resultado en la OEA

Washington, D.C. – La Organización de los Estados Americanos (OEA) realizó la aprobación ayer miércoles de una resolución que llama al gobierno de Nicaragua a tomar cambios en su sistema electoral de cara a las elecciones presidenciales que están previstas para noviembre del 2021.

La resolución, que fue aprobada con 20 votos a favor, 2 en contra y 12 abstenciones, viene a ser la determinación del organismo de “instar a que se establezcan compromisos concretos de reforma electoral, en particular la modernización y reestructuración del Consejo Supremo Electoral, antes de que el Estado convoque elecciones generales, o a más tardar en mayo de 2021”.

El documento hace el pedido al dictador Daniel Ortega, reestructurar el Consejo Supremo Electoral (CSE), de mayoría oficialista, y abrir las puertas para la entrada de observadores internacionales para que se lleve a cabo un examen “técnico independiente” del proceso electoral, antes de mayo del 2021.

“La pérdida de institucionalidad y autonomía de la OEA es más que evidente y profundizará aún más el virus de la división que promueve EE. UU. entre los países latinoamericanos y caribeños”, dijo el representante de Nicaragua ante el organismo, Luis Alvarado.

El representante del gobierno norteamericano, Carlos Trujillo, dijo después de la votación que la resolución es un “gran mensaje al gobierno de Nicaragua a restablecer el orden constitucional, respetar los derechos humanos y prepararse para desarrollar una elección justa el próximo año”.