Pleito entre Roberto González de la CST y Gustavo Porras del FNT se torna más peligroso entre los mismos sandinistas

El secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), Roberto González, envió un duro reto a un fuerte representante de la dictadura del FSLN, el diputado Gustavo Porras, en el transcurso de una asamblea de los empleados despedidos de la Alcaldía de León, realizada el domingo pasado, a que lo metiera preso como el somocismo lo hizo con él en los años 70, de acuerdo a sus propias palabras.

La asamblea, a donde llegó la mayoría de los trabajadores despedidos de la Alcaldía sandinista de León, entre junio y agosto pasados, se llevó a cabo en esa ciudad occidental, la que ha estado de visitas muy seguidas Porras, coordinador del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), que goza del respaldo pleno de la vicedictadora Rosario Murillo y del dictador Daniel Ortega.

El pasado 26 de julio, Porras no llegó a un encuentro de la CST que lo esperaba para realizar la fundación de la primera plataforma sindical sandinista y en cambio fue a León a avalar una nueva línea de despidos.

“El sandinismo no puede ser verdugo de los sandinistas”, criticó González en un fuerte discurso que fue aplaudido por los despedidos de la municipalidad y de trabajadores actuales de la comuna.

El secretario de CST fue de manera directa, aunque sin hacer mención en contra de Porras, su enemigo político desde hace más de una década.

“Aquí percibimos que con tal de ostentar y seguir ostentando el poder hacen y deshacen con los trabajadores, con el pueblo” y agregó, “con tal de pertenecer y tener el control del poder”. González también aludía al alcalde y a los directores de las instancias que realizaron los despidos como son los funcionarios.

Comentar