Reo político Nahiroby Olivas envía mensaje desde las cárceles del sandinismo

En la foto Nahiroby Olivas, líder Estudiantil de la ciudad de León (a la derecha)

Nahiroby Olivas, líder Estudiantil de la ciudad de León, estudiante de la carrera de derecho UNAN-León, hoy preso político por la dictadura de Daniel Ortega, envía una emotiva carta a su familia y a toda Nicaragua, desde el Centro Penitenciario La Modelo.

La carta dice lo siguiente…

“Hola familias, quiero decirles que estoy bien, solo que par de meses más y quedo loco hahaha. Cada 10 minutos escucho las busetas que vienen a traernos hacia la libertad, pero no se preocupen, aún quedan reservas de fuerzas para soportar este corto tiempo que falta esperar.

Yo aún no pierdo en su totalidad mi fuerza, todavía tengo lo suficiente para seguir sonriendo y disfrutando de esta realidad, no me arrepiento de haberles hecho caso omiso a sus consejos sobre marcharnos de nuestra tierra, lo siento pero en el porvenir verán que si ha valido cada segundo y cada lágrima. El calor molesta, pero A quien voy a engañar? yo soy Leonés y esto no puede conmigo, no pudo el Chipote, menos nuestro amigo “El Sol”.

Aquí enfrentando a un operador del FSLN…

Les confieso que desde la partida de los primeros ha sido un poco más difícil el equilibrio para la tranquilidad, pero claro que se puede soportar y superar la temporal incertidumbre y zozobra que en ocasiones nos invade. A veces, me engaña el cerebro por la misma paranoia y escucho el sonido de los buses viniendo igual que la primera vez a los ya liberados pero también es culpa de los ronquidos de algunos que se asemejan al ruido del motor de los vehículos. Hoy viernes, a las 4:00 am vinieron a traer otros cuantos, no estaba mi nombre ni el de nuestros amigos (el del baile y el de las pestañas sexys) pero somos pacientes porque estamos seguros de que pronto resonarán en la lista de liberados, mientras tanto sigo aquí gozando la experiencia y triunfar sobre la ansiedad, puesta mi delgada pulsera de colores negro y letras rosadas escribo esta carta para recordarles mi aprecio y transmitirle la ilusión del futuro en la Libertad soñada.

Saludos cordiales a las familias leonesas, feministas, sociedad civil, estudiantes, etc.

Me despido mandando fuertes abrazaos y dulces besos cada vez que recuerden mi nombre. Hasta pronto”.