La oposición integrada en una débil Coalición ven que los empresarios y los partidos políticos sólo se limitarán a enviar comunicados

Cada semana se va volviendo intensa a través de la propaganda del Frente Sandinista en el gobierno que las elecciones de noviembre del año 2021, se estarían postergando para el año 2023, lo que coarta la posibilidad de la oposición al régimen de salir de los Ortega Murillo de manera pacífica a través de elecciones libres, transparentes y vigilados por la comunidad internacional.

William Grigsby, director de Radio La Primerísima y uno de los periodistas oficialistas de mayor confianza de la vicedictadora Rosario Murillo, dij que esta es una posibilidad que se vuelve mayor.

“Yo creo que cada vez va siendo una real posibilidad que en estas circunstancias que esta Centroamérica, la crisis en el mundo, si esto continúa deteriorándose, lo más sensato que va a tener que hacer la Asamblea Nacional es hacer una reforma para que las elecciones se posterguen uno o dos años más”, anunció en su programa radial.

“El país no va a poder hacer las elecciones, así como van las cosas” en cuanto a la crisis del coronavirus y la crisis económica que atraviesa Nicaragua, afirmó. El FSLN tiene control totalitario en la Asamblea Nacional.

Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA) mantiene duras presiones en contra del régimen sandinista para la realización de elecciones para poder superar la crisis sociopolítica y democratizar Nicaragua.