Representantes de ambas organizaciones opositoras aclaran que esto se debe a un cambio de estrategia, aunque en las redes dicen lo contrario

Violeta Granera integrante de la Unidad Azul y Blanco y Max Jerez de la Alianza Cívica, quien es también miembro opositor, aclaró que no hay ningún conflicto de estas organizaciones pues se estarán separando y definirán roles, aclarando cualquier rumor de una división interna.

“Esto no significa ningún conflicto, ni ninguna división, simplemente una reafirmación de roles que cada uno de los espacios ha tenido”, dijo Granera.

Por su parte Max Jerez afirmó “que esto corresponde más bien a una definición de las identidades propias de cada organización y quiero hacer énfasis en esto porque la Unidad Nacional Azul y Blanco como la Alianza Cívica Por La Justicia y la Democracia han venido trabajando en una relación bilateral en los últimos meses más que en una relación de subordinación o de pertenencia”

Los dos integrantes de estas organizaciones dijoern que esta definición de roles “no debe verse como signo de separación” y que “no cambia la dinámica de trabajo” que han estado trabajando.

“Somos organizaciones distintas la Unidad Nacional y Alianza Cívica, son organizaciones a las que van a trabajar de cara a la conformación de una coalición nacional con otros actores, con otros sectores que probablemente ahora no han sido involucrados en este proceso y en esa línea pues estamos trabajando” dijo Jerez.

“Generalmente esto genera ruido, pero no quiero desvirtuar que esto no se trata de ningún conflicto todo lo contrario creo que esta decisión era lo que estábamos esperando para que podamos establecer mejor esa relación una vez que formemos la unidad”, afirmó Granera.

Para el líder universitario y excarcelado Byron Estrada esta situación debe de haber equidad para lograr la unidad y pide “que la UNAB se defina con quien debe quedarse y la alianza que defina que actores va a tener adentro”.