Policías sandinistas, paramilitares y encubiertos caminaban con armas de guerra, a como si alguien les iba a asesinar en calles de Datanli del departamento de Jinotega, al norte de Nicaragua.

Para sorpresa de los habitantes, los sandinistas andaban en la Jornada Nacional de Reforestación que promueve el dictador sandinista. Según los testigos de esta tenebrosa procesión nadie los recibió en las calles, y esto se puede apreciar en las fotos siguientes.

Los reportes de organizaciones ambientales de prestigio, detallan que el país ha sido desforestado hasta en un 11% de sus bosques desde que el dictador Daniel Ortega y su mujer Rosario Murillo prácticamente ganaron las elecciones con movidas políticas y con varios fraudes electorales.

Abajo las fotos de los “ángeles de la paz” que andaban sembrando árboles, lo sorprendente es que no habían civiles…