La caída de la carga tributaria en Nicaragua, en 2019, significará una disminución del 0.6% del Producto Interno Bruto (PIB), debido al hueco financiero de $431.1 millones de dólares en el presupuesto de la república que no podrán ser logrados a pesar de las fuertes reformas fiscales.

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), ubicado en Panamá, alertó de que la carga tributaria en Centroamérica tiene una trayectoria descendente este 2019 y de seguir la tendencia cerrará en el 13,7 % del producto interno bruto (PIB), su segunda caída anual consecutiva.

Este comportamiento se atribuye a crisis políticas, pérdida de legitimidad de los Gobiernos, menor crecimiento económico de las naciones y al menoscabo de la eficiencia en la recaudación, según con el estudio, que analiza la situación fiscal del primer semestre de 2019 y hace una proyección de cierre del ciclo.

Según con los cálculos, «algunos de los Estados de la región terminarán con agujeros fiscales de entre $31,2 millones de dólares (Nicaragua) y 431,1 millones (Panamá), mientras que en términos del PIB, podría equivaler a entre 0,3 % (El Salvador y Nicaragua) y 0,6 % del PIB (Panamá)», indicó el Icefi.

El estudio del Icefi estima que en 2019 la carga tributaria de Costa Rica cerrará en 12,8 %; El Salvador en el 17,6 %; Guatemala 9,7 %; Nicaragua en el 15,1 % y Panamá en el 8,4 %, con una bajada respecto al resultado de 2018, cuando fue del 13,2 %; 18 %; 10,1 %; 15,6 % y 9 %, respectivamente.