El pastor evangélico pentecostés Henry Aguilar rechazó al grupo de supuestos líderes evangélicos que el pasado martes realizó una actividad en saludo al 40 aniversario de la revolución sandinista.

Aguilar afirmó que esa actividad no es el sentir del verdadero pueblo cristiano de Nicaragua, de tal forma que quienes son parte tenían como fin congraciarse con el poder o bien pagar algún favor o compromiso.

“Estos tipos de enlaces desvirtúan la posición de la iglesia evangélica”, dijo en entrevista con Canal 10.

“Los evangélicos no podemos estar apegados ni recibiendo prebendadas de ningún gobierno”, afirmó.

El pastor agregó que los evangélicos no tienen a ningún otro líder más que a Jesucristo.

Criticó también a los reverendos Sixto Ulloa y Miguel Ángel Casco sobre su silencio ante los abusos gubernamentales.

“Simplemente se han quedado sordos, ciegos y mudos ante la gran masacre que hubo en el 2018 contra nuestra nación y contra nuestros hermanos evangélicos”, afirmó.

“Aquí debería hacerse, si algún día hay algún gobierno honesto, investigar a los hermanos evangélicos por las posiciones económicas que tienen. Esas grandes cantidades de tierra, de fincas y quintas que hoy tienen realmente no lo puede dar una ofrenda, no lo pueden dar un salario de un pastor. Se trasluce de que han sido beneficiados de alguna u otra forma”, subrayó Aguilar, quien insiste en que “el pastorado es un servicio pero no es para enriquecerse”.