Las últimas semanas han sido asesinados gran cantidad de campesinos y los crímenes no se investigan

Los campesinos están apareciendo asesinados casi a diario en zonas fronterizas con Honduras en las últimas semanas, estas muertes extrañas serían ejecuciones probablemente selectivas, denunció el párroco de la iglesia Nuestra Señora de Fátima del municipio de Wiwilí, departamento de Nueva Segovia, padre José Iván Centeno.

Para el religioso, denunció que las autoridades correspondientes no investigan de manera oficial los crímenes acontecidos contra los campesinos nicaragüenses, donde por lo general las víctimas son conocidos como opositores al régimen.

“Las víctimas son gente que anduvo en las manifestaciones (en contra del gobierno) y que ha sido seleccionada por quienes cometen las ejecuciones. Entonces decimos que están venadeando (matando) a la gente, porque son ejecuciones bien planificadas por hombres con algún tipo de experiencia en estas cosas. No se están dando detenciones, sino ejecuciones”, denunció el párroco.

Sus declaraciones surgen porque el último atentado ocurrió contra el autoconvocado José Alejandro Martínez Vásquez, de 27 años, preso político excarcelado del régimen orteguista, que fue baleado en Wiwilí, Nueva Segovia, el jueves pasado y quien ahora está en cuidados intensivos del Hospital Lenín Fonseca.

“Mi hermano está como traumado, se le sube y baja la presión, y la médico nos explicó que aún corre el riesgo de que le dé un shock medular, que lo puede dejar vegetal. Su estado sigue siendo delicado, aunque ya habla un poco”, manifestó una de las hermanas del excarcelado político baleado.

El sacerdote Centeno denunció que la iglesia que él dirige conoció que en las últimas semanas ejecutaron a tres campesinos, personas sin ser identificadas hasta el momento y que han sido denunciadas por familiares de las víctimas como simpatizantes o militantes del régimen sandinista.

“Lo lamentable es que no se conoce que autoridad competente esté o haya investigado estos crímenes”, afirmó el religioso.