1) conocer de viva voz la posibilidad de un conflicto armado en la región del golfo Pérsico. ¿Con qué objetivo ? Ortega piensa que un conflicto en esa región el tema de Nicaragua en el gobierno EEUU pasa un plano secundario.

Por lo tanto, él pudiera adecuar su táctica a la nueva condiciones internacionales. Lo cual le permitiría ganar tiempo. Irán por su parte, al venir a Nicaragua, es un movimiento de distracción. No es casualidad que viniera de Venezuela, que también les conviene un conflicto en esa región por los mismos motivos.

2) Conseguir algún dinero de parte de los iraníes. La reunión con el gabinete económico refuerza mi hipótesis. Que los iraníes decidan invertir, no lo veo. Pero no podemos descartarlo. A los iraníes también les conviene que tanto Nicaragua como Venezuela y Cuba sigan siendo factores de distracción.

Recuerda que el ajedrez nació como un juego del ejército. Nació en la India, pero llegó a Persia, Rusia, etcétera. Es decir, los iraníes aplican en su política. Ya utilizan la lógica de verificar y descartar. Lo quiero decir, que la venida del canciller también es una movida que puede ser ventajosa para Irán.