No es ningún secreto que el militante sandinista Bismarck Martínez anduvo de paramilitar quitando tranques y persiguiendo gente desarmada por pensar distinto a la dictadura

A pesar que el dictador Daniel Ortega Saavedra es señalado de la masacre de más de 500 personas, donde hay gran cantidad de desaparecidos, más de 2 mil heridos y presos políticos, además de destruir el país con sus ataques a las empresas privadas, reclama por una baja que supuestamente fue ejecutada por civiles desarmados en los tranques.

Esta vez Ortega exigió a la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) el no haber condenado el asesinato del militante sandinista Bismarck Martínez, quien habría andado de paramilitar persiguiendo civiles desarmados.

“Crímenes que no han sido condenados por los que se dicen demócratas. No hemos conocido por lo menos ningún comunicado de grupos políticos, agrupaciones gremiales que han condenado este crimen, que han condenado la desaparición, que han condenado la brutalidad, el ensañamiento, que se hayan solidarizado como seres humanos con la familia de Bismarck. No hemos escuchado tampoco ningún comunicado de la Conferencia Episcopal, condenando este crimen en particular”, dijo Ortega durante el homenaje póstumo al paramilitar.

Leer también: Hija de Alexis Argüello dice que los sandinistas asesinaron a su padre

La CEN siempre ha condenado cualquier gesto de violencia por parte de la Policía y de grupos paramilitares contra la población civil desarmada, sin embargo el dictador Ortega prefiere lanzar duros ataques contra la Iglesia Católica, hacer amenazas y hasta aplaude las agresiones de turbas sandinistas contra los sacerdotes y sus feligreses

Ayer jueves, Ortega hizo acto de presencia en el homenaje póstumo a Bismarck Martínez. Martínez supuestamente estaba desaparecido desde el 29 de junio de 2018, en el contexto de la represión contra las protestas civiles que demandan salida de Ortega del poder.

Los restos de Martínez fueron descubiertos el 28 de mayo en el municipio de Jinotepe, Carazo, y un análisis forense confirmó su identidad. Durante la desaparición de Martínez, su familia recibió el apoyo de la pareja presidencial. Este personaje ahora es venerado por los simpatizantes del partido gobernante como un “Héroe de la Paz”, a pesar de ser señalado de paramilitar.