Una investigación realizada por el centro de pensamiento de asuntos ambientales Oakland Institute, y presentada en línea ayer jueves, aseveró en sus conclusiones que el Gobierno que preside en Nicaragua el dictador sandinista Daniel Ortega atenta contra los pueblos indígenas y afrodescendientes.

De acuerdo al estudio denominado “Nicaragua: Una revolución fallida: La lucha indígena por el saneamiento”, las autoridades nicaragüenses se “confabulan” en la venta ilegal de tierras y utilizan la “represión policial” para el desplazo de los nativos.

De acuerdo a la investigación, cuya presentación fue a cargo del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), el Gobierno de Ortega ha ofrecido el 90 % del territorio nicaragüense en concesiones a empresas mineras y forestales y ganaderos.

La concesión de dichas tierras ha provocado un conflicto que ha dejado 46 indígenas asesinados desde 2011, 10 de estos en 2020, a manos de “colonos” (invasores).

“Los funcionarios nicaragüenses se confabulan en la venta ilegal de tierras y la represión policial patrocinada por el Estado de las comunidades que se resisten al despojo”, señaló el informe, dirigido por la investigadora estadounidense Anuradha Mittal.

Mittal explicó que el título de la investigación se refiere a la promesa no cumplida de autonomía y autodeterminación para los pueblos indígenas y afrodescendientes que trajo consigo la revolución de 1979 en Nicaragua, que fue gobernada por primera vez por los sandinistas hasta 1990.