El régimen Ortega Murillo nuevamente fracasa con sus órdenes para recrear una falsa normalidad

Ciudad de Masaya. La alcaldía del Frente Sandinista de este municipio, bajo el respaldo del Instituto de Turismo del régimen sandinista, no pudieron ni elaborar una feria organizada con “juegos mecánicos” para evitar el impacto del cierre de la iglesia Santa María Magdalena de Monimbó, que de manera histórica celebró la fiesta de San Lázaro, que se conoce también como la fiesta de las mascotas.

Hubo muy pocos clientes quienes se atrevieron a llegar ayer domingo a la “feria artesanal” el cual incluyó un concurso de disfraces de perros.

Las actividades religiosas del Domingo de Lázaro las decidió suspender la Iglesia Católica para prevenir el contagio del coronavirus.

La dictadura sandinista intentó minimizar la decisión de la Arquidiócesis haciendo la “feria” en los alrededores del templo Santa María de Magdalena, en el barrio combativo de Monimbó.

Las familias católicas y los promesantes hicieron caso al llamado y decidieron quedarse en sus casas, resguardándose del virus.

A esta fiesta, las calles cercanas del templo, del llamado Santo de las Mascotas, en momentos que no había virus, habrían sido completamente tomadas por centenares de feligreses y visitantes que se unían a la tradición religiosa. Ayer domingo la emblemática placita de Monimbó se miró desolada. Los transportistas -taxi, rutas urbanas y coches- no pudieron llevar a los visitantes al barrio indígena.