La noche del lunes un grupo de nicaragüenses exiliados en Panamá, llegaron a la Universidad de Panamá para el estreno de un video producido por el régimen sandinista, en el que narran una versión muy distorsionada de la crisis sociopolítica de Nicaragua desde el 18 de abril a la fecha.

Al finalizar la proyección del video, los nicaragüenses sacaron sus banderas y comenzaron a manifestarse indignados por las falsedades que mostraba el audiovisual.

Las reacciones de los operadores del régimen no se hicieron esperar, obligando a los manifestantes a salir de la sala, por la fuerza, al punto de golpear a un joven. Un funcionario de la Universidad de Panamá, en una actitud violenta gritó y acusó de asesina y de ser «agente del imperialismo norteamericano» a una de las manifestantes.

El grupo de exiliados se retiró del campus universitario, mientras los iracundos operadores del orteguismo seguían gritando, al quedar en evidencia lo que no se puede ocultar con un dedo.