La Policía Nacional sandinista de León, en coordinación con grupos de civiles encapuchados y armados, siguen con el acoso a los excarcelados políticos de esa ciudad. Desde el pasado 11 de junio, cuando fueron liberados por la Ley de Amnistía, los oficiales mantienen “vigilancia” de día y de noche. En las madrugadas “la supervisión” está a cargo de motorizados, denuncian los ex reos políticos de la dictadura.

Nahiroby Olivas, excarcelado político, informó al portal de EL CONFIDENCIAL que los oficiales han llegado a bordo de camionetas y se parquean cerca de su casa mostrando armas de guerra. Además de hacer sonar el escape de sus motos, los conductores de las motocicletas le gritan por toda la cuadra que es un asesino y golpista.

“Llegan personas de civil a las casas de los vecinos a preguntar si estoy en mi casa. Quieren saber cuántas personas vivimos, nombres, a qué hora salen y se duermen. Ayer (el jueves pasado) había una patrulla y con la tina llena de policías. Hace cuarenta minutos también se pusieron frente a mi hogar. El acoso es constante”, denunció el joven estudiante líder universitario.