Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez.

El obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, en su homilía del pasado domingo 21 de junio de la misa en la parroquia Santa Agatha, de Miami, Estados Unidos, exhortó a los fieles a nunca tener miedo y seguir anunciando la palabra de Dios ante los poderosos.

“La voz del profeta será siempre desagradable a los oídos de los injustos. El anuncio del Evangelio irá siempre contracorriente frente a las estructuras e ideologías que niegan a Dios y empequeñecen al hombre”, manifestó.

Monseñor Silvio Báez indicó que al profeta Jeremías le llamaban “El profeta del terror” por anunciar la palabra de Dios en un contexto marcado por la manipulación y la injusticia social. “Lo calumniaban adjudicándole hechos de violencia que nunca había cometido”, subrayó.

“Los poderosos de ayer y de hoy cuando se sienten acusados por la palabra profética que desenmascara su injusticia y su corrupción, intentan siempre desprestigiar o eliminar a los profetas, es su arma preferida, pero los profetas nunca están solos”, sostuvo.

Báez afirmó que Dios es más fuerte “que cualquier ser humano prepotente e injustos” y que “no está nunca de parte de los verdugos sino de las víctimas”, como tampoco de parte de los poderosos sino de los pobres.