Mismos dialogantes de la Alianza Cívica llaman a OEA aplicar Carta Democrática

A través de la UNAB que la mayoría integran la Alianza Cívica, solicitaron a la OEA aplicar Carta Democrática. El dictador sandinista siempre se ha burlado de esta organización internacional

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) urgió a las naciones del continente americano la aplicación de la Carta Democrática Interamericana contra la dictadura de Daniel Ortega, debido a que, entre otras razones, el Ejecutivo hizo el llamado a las negociaciones para superar la crisis que estalló en abril pasado “mostrando una falsa voluntad”.

“Llamamos a la comunidad internacional a proceder de inmediato con la Carta Democrática de la OEA, ante el incumplimiento reiterado de compromisos suscritos por el Estado de Nicaragua en el marco de los derechos humanos”, abogó esa agrupación en una declaración.

La UNAB hizo esa petición con motivo de la decisión de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) que tomó la decisión de no participar como testigo y acompañante en ese proceso.

Esa coalición hizo la valoración del anuncio de la ausencia de la CEN en las negociaciones “como un acto de seriedad y dignidad, de quien ha mostrado un claro compromiso con las demandas de la ciudadanía, antes, durante la gesta de abril” de 2018, cuando comenzó la crisis.

“El régimen llamó a negociación, mostrando una falsa voluntad, después de 8 sesiones no ha cumplido con ninguna de las demandas expresadas a través de la Alianza Cívica”, afirmó la Unidad Nacional.

Para esa coalición, el Gobierno de Ortega “utiliza la mesa de diálogo como cortina de humo para continuar desmantelando el país, tal y como lo hizo con la reforma tributaria y el trasiego de dinero del BanCorp (Banco Corporativo), haciendo pagar a la ciudadanía dinero que la familia Ortega Murillo y sus allegados malversaron de la cooperación venezolana”.

Además hizo eco de la demanda de las “presas políticas” en huelga de hambre, de que no son moneda de cambio ni objeto de transacción para la mesa de negociación.

“Demandamos una salida pacífica, precedida por la inmediata liberación de todos los presos políticos, el cese de la represión, las libertades de movilización, asociación, libertad de prensa y retorno de exiliados con garantías”, determinó ese grupo.

Para la unidad opositora, es urgente una solución a la crisis, “pero no es cualquier salida”.