El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) Michael Healy, hizo pública su preocupación ante la posibilidad de que el Acuerdo de Asociación de Nicaragua con la Unión Europea (UE) sea suspendido o cancelado, lo que estaría afectando y provocando caos en primer lugar a los exportadores del país, sin embargo, después traería fuertes daños económicos.

El Parlamento Europeo (PE) promueve más sanciones para el régimen de Daniel Ortega y sus funcionarios, sobre todo, si la dictadura aprueba la ley de Regulación de Agentes Extranjeros y la Ley Especial de Ciberdelito, que las anunciaron como herramientas pero violatorias de los derechos humanos.

De cara esta posibilidad, el gobierno sandinista pospuso fueran aprobadas estas leyes para el próximo 13 de octubre con el fin de intentar esquivar las sanciones con gran posibilidad de ocurrir.

Los eurodiputados no han descartado que el Acuerdo de Asociación se estará revisando en base a las cláusulas que estipulan que su vigencia se encuentre sujeto, entre otras condiciones al ejercicio de la democracia, libertades y el fortalecimiento institucional en los países, cosas que no están ocurriendo en Nicaragua.

Existe la posibilidad de que podamos “ver una afectación grave con el tema del Tratado de Libre Comercio con Europa, uno de los sectores que va hacer el mayor afectado es el sector agropecuario, debido a que productos como el café, banano, cacao, azúcar entre otros, están incorporados en ese tratado”.

El presidente del Cosep se mantuvo crítico a las “decisiones mal enfocadas del Gobierno”, que se empeña en “hacerse una camisa a su medida”.

Según Healy, otros países pueden tener leyes de ese tipo, pero no redactadas para violar derechos fundamentales. Y, todavía peor, la decisión que pueda tomar el PE podría generar “coletazos” peligrosos, dijo.

“Esto está trayendo repercusiones. Si la Unión Europea nos saca, o nos suspende, del Tratado de Libre Comercio, esto va a tener una resonancia en otros países, en los organismos multilaterales, va a tener una resonancia hasta con el mismo DR-CAFTA, (Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos), puede venir una grave afectación hacia el pueblo de Nicaragua y los sectores que exportan a Estados Unidos”, consideró.

Las decisiones de los europeos traerán alguna “resonancia” en el Congreso de los Estados Unidos y “podría ponernos en una situación bien grave”. Recordó que las exportaciones de Nicaragua rondan los “US$5,400 millones y es lo que sostiene a la macroeconomía y si a eso le sumamos las remesas”, ese monto sube a unos “siete mil millones”.

Y la “microeconomía está devastada, destruida, debido a las malas decisiones del Gobierno. Si aprueban esas dos leyes, se va complicar más la situación de los nicaragüenses”, alertó.