Más de 500 de nicaragüenses están a la espera de salir de Panamá rumbo a su patria. La dictadura de Daniel Ortega, tomó el comprometió de recibirlos pues existe la peligrosa pandemia que los ha dejado sin empleo en ese país.

El éxodo esperaba salir en caravana que se ha estado organizando desde hace varios días, sin embargo Panamá afirma que debe ser por grupo que no vaya arriba de las 65 personas, siendo estas una de las medidas de Nicaragua para recibirlos, según la vicedictadora Rosario Murillo.

Los nicas se ven obligados a regresar a su país por la pandemia del COVID-19, que los ha dejado sin empleo y algunos no tienen ni dónde vivir. Muchos han dormido en las calles.