Pobladores del municipio de Santa María en el departamento de Nueva Segovia se encuentran alarmados de la presencia nuevamente de paramilitares en esta zona los que acompañados de la policía orteguista, asedian el lugar, según lo manifestaron algunos lugareños de la zona.

Un integrante del Ejército de Nicaragua, que sigue laborando para institución, brindó información con respecto a la participación de más de 300 militares que fueron participes de la represión hacía el pueblo nicaragüense, denuncia el portal Vamos Ganando.

El militar que filtra la información quiere permanecer en el anonimato, pero asegura que la institución a la que pertenece participó activamente en la denominada operación limpieza y apoyo con estrategia y armamento a los paramilitares financiados por el régimen sandinista, agrega la denuncia.

“Supe de más 300 militares que participaron de civil en apoyo a la policía, en los ataques de Jinotepe, Masaya y el norte de Nicaragua, también varios de ellos apretaron el gatillo el 30 de mayo desde el Estadio Nacional, todo ello con el consentimiento del alto mando militar”, denuncia el informante, quien obviamente es un infiltrado Azul y Blanco en esas estructuras militares.

Pobladores del municipio de Santa María en el departamento de Nueva Segovia se encuentran alarmados de la presencia nuevamente de paramilitares en esta zona los que acompañados de la policía orteguista, asedian el lugar, según lo manifestaron algunos lugareños de la zona.

“Hay mucha división en la institución, muchos están en contra de lo que hace el gobierno, pero el alto mando es en su totalidad sandinista, ellos aprovecharon para depurar la cúspide del Ejército en años anteriores, para tenerlo en control absoluto”, agrega denunciando el militar.

En semanas anteriores un integrante del Ejército, aseguró tener pruebas contundentes que los paramilitares son apoyados por la institución castrense para mantener un control absoluto de los civiles que protesten contra la dictadura.