1. Una jornada memorable. Ortega recibió un mensaje contundente, su jauría celeste ya no puede detener la furia, la frustración y la ira de un pueblo. Se lo dijeron cara a cara al comisionado Borges y un chavalo hasta preguntó ¿cuándo volvemos a marchar?

2. Ortega llevaba todas las de perder. Reprimía malo, sino reprimía bajaba más la moral del sapismo que ya comienza a reclamar.

3. Se decidió por el garrote porque es lo único que le queda. De paso, ha echado otra palada de tierra a su tumba. Grandes titulares en medios internacionales desde anoche, pronunciamientos de organismos de derechos humanos, del Departamento de Estado y hasta una alerta de viaje de EU.

4. Mejor trabajo en contra de él mismo, imposible. Sus esbirros se vieron ridiculizados como el de la foto al que le colocaron ese mensaje, los que recibieron chorros de agua y manguerazos.

5. Que grandes los chavalos cantando el himno y agitando su bandera frente a la fuerza bruta, los adultos que brincaban en el nuevo Chipote, sin una pizca de miedo.

6. Ortega amaneció este domingo peor que ayer. La debacle económica no espera, sus maquilladas gasolineras están vacías, la gente le repitió el grito de guerra: que se vaya el hp. El repudio de la gente crece, es una caldera a punto de explotar y él parece que quiere ponerle la mecha.

7. Este domingo es decisivo. Ni usando los minutos que ahorró el minicanciller se salva. Su tiempo se agotó. Nadie puede pensar en dialogar después de esta brutal represión, la burla de haber sacado 50 presos y mandar buses con cortinas para que se creyese eran los héroes de las mazmorras.

8. Tampoco la Alianza tiene tiempo. No pueden seguir sentados sin el menor gesto de Ortega de cumplir y mientras mas bien sigue secuestrando y reprimiendo.

9. Que se quede solo con su diálogo y si el Nuncio Sommertag lo quiere acompañar, bien. Las experiencias de Venezuela y la forma que el Vaticano erró son suficientes. Este pueblo no está dispuesto a más experimentos.

10. Los dos bandos vieron en acción a este pueblo ayer. No se arriesguen. Los huevos se han multiplicado en la granja.

Escrito por Fidelina Suarez Moreno