Madres que aseguran ser militantes del FSLN piden por sus hijos secuestrados por la dictadura sandinista

Las progenitoras de esos jóvenes afirman que ellos han sido salvajemente golpeados y hasta les advirtieron que serían asesinados por agentes policiales sandinistas

Ciudadanos que se presentaron como miembros militantes activos del partido de gobierno, llegaron hasta la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), para solicitar de manera pública que liberen a sus hijos detenidos desde el pasado lunes, negando que estos hayan sido parte de las protestas anti gubernamentales.

La señora Reyna Margarita Velásquez, madre de Harold Tórrez Velásquez, mostrando su carnet de militante del FSLN, alegó que su hijo solo se encontraba en el lugar donde detuvieron a otras personas, pero que jamás estuvo involucrado en esas actividades.

Con lágrimas llenas en su rostro, Velásquez pidió compasión al dictador Daniel Ortega con su hijo, quien afirma fue golpeado salvajemente por policías y civiles armados, que después de meterlos en un potrero y darles una severa golpiza a los seis capturados, los obligaron a cavar hoyos indicandoles que ahí los iban a enterrar.

“Que doña Rosario (la vice presidenta Murillo) se ponga la mano en la conciencia. Ella como madre debe saber lo que duele parir un hijo. Queremos que los liberen porque ellos (los detenidos) no hicieron nada”, dijo la madre quien asegura tiene una enfermedad en la sangre e indicó que su hijo era quien le compraba su medicamento.

Llena de impotencia, la señora Velásquez expresó: “eso no se hace y por esa actitud se van a quedar sin gente”.

Zayda Vanesa Tórrez, hermana de Harold, señaló que fueron a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), y allí no les brindan información del paradero ni del estado actual de los civiles que fueron practicante secuestrados.

“Llegaron un montón de camionetas llenas de policías y civiles. Se metieron a la casa de la finca La Pelota (comarca Guanacastillo 2, departamento de Masaya), sacaron a todos de la casa. A las mujeres y niños los obligaron a tirarse a la tierra con las manos en la cabeza y a los varones los metieron al potrero donde los estuvieron golpeando desde las 3 de la mañana hasta a eso de las 11 de la mañana. Los niños lloraban escuchando los gritos de sus padres”, asegura Zayda Tórrez.

Otra denunciante fue Angélica María Téllez, quien enseñando su carnet de militancia del Frente Sandinista, dijo encontrarse afligida por su hijo que fue golpeado y lo lanzaron a una de las camionetas, siendo inocente ya que mientras lo golpeaban le decían que eso le pasaba por ser golpistas.

Los secuestrados son José Sánchez Rodríguez, José Armel García, un adolescente de 16 años, Harold Tórrez y una sexta persona a quien solo fue identificada con su nombre Douglas.

El doctor Pablo Cuevas, abogado de CPDH, dijo que fue interpuesta la solicitud para el recurso de exhibición personal, para saber el estado de salud de los capturados y exigir su liberación.