Si bien los Ortega Murillo se resguardan en su guarida, a sus militantes los envían casa a casa sin importar resultar enfermarse de este peligroso virus
Los Ortega Murillo viajaron en un bus del ex contra Enrique Quiñónez, fiel servidor a los sandinistas.

La pandemia surgida desde un país comunista totalitario como China, prácticamente obligó al régimen del Frente Sandinista (FSLN) hacer público su gigantesco temor sobre este virus al orientar a su militancia que el repliegue se haría de manera virtual y no de manera masiva como se realizó en años anteriores, y a los que asistió Daniel Ortega, aunque en el 2019 participaran aisladamente al viajar en una unidad de bus al parecer con temor por su propia seguridad.

Algunos medios de comunicación nacionales, señalaron que la pareja dictatorial “esta atrincherada en su propio Búnker en El Carmen sin salir físicamente algún acto público”.

Al parecer se debe al riesgo de resultar enfermos del virus que la dirigencia sandinista orientó a sus fanáticos conmemorar el 41 aniversario del repliegue táctico a Masaya con un “concierto virtual” que fue programado para la noche del pasado viernes 3 de julio, así lo confirmó Rosario Murillo en su monólogo a través de los medios oficialistas.

El “3 de julio se transmitirá un concierto hermosísimo con el que vamos a estar conmemorando el 41 aniversario del repliegue histórico esa epopeya revolucionaria del pueblo nicaragüense triunfal, como cada día cultivamos esos triunfos de la vida buena, tranquila, familiar fraternal y nuestra Nicaragua con la gracia de Dios conmemorando los 41 años en la modalidad virtual y con mucha música porque siempre estamos dando gracias a Dios por la alegría, la paz, la convivencia armoniosa” dijo la Sancionada Murillo.

Prácticamente Daniel y Rosario junto a su familia viven una cuarentena en su propio mundo, sin embargo, dejan sin protección alguna al pueblo nicaragüenses y ni de sus propios simpatizantes habían tenido compasión porque los han expuestos a actividades sin distanciamientos social.