El cardenal Leopoldo Brenes hizo la solicitud ayer domingo a los católicos a celebrar con «mucha devoción y con mucha austeridad» las fiestas patronales en homenaje a Santo Domingo de Guzmán.

Brenes, Arzobispo de Managua, afirmó durante una conferencia de prensa que la Iglesia se ha venido alistando desde hace dos meses para que esa festividad «se lleve en orden».

La Arquidiócesis de Managua ha solicitado que prevalezcan en esas fiestas la oración, recogimiento y austeridad, contrario a la celebración tradicional, que parece más un carnaval y en el que predominan los bailes y el alcohol, sobre todo en las peregrinaciones del 1 y 10 de agosto que se extienden por unos diez kilómetros en cada día.

En la jornada de ayer domingo se celebró una eucaristía y la «roza del camino», una tradición celebrada desde 1886 para limpiar la maleza de la calle por donde pasará la peregrinación, y que con el paso del tiempo quedó como una fiesta previa a la de Santo Domingo de Guzmán, debido a que las plantas dieron lugar al asfalto.

La mayordomía, representada físicamente en una tajona, fue entregada nuevamente a los presbíteros Boanerges Carballo, párroco del templo de Santo Domingo de Las Sierritas, y Juan José Colato Nolasco, sacerdote de la iglesia Santo Domingo de Managua.