Exigen justicia tras asesinatos múltiples ejecutados por el FSLN en contra de civiles desarmados

La asociación “Madres de Abril” que aglomera a las mamás que perdieron a sus hijos a manos del régimen sandinista, rechazan participar en un sector donde se incluya al gobierno de los Ortega Murillo, para planear acciones en contra de la pandemia del Covid19 que amenaza al país.

Han pasado prácticamente dos años del estallido social y en el marco de la pandemia por el coronavirus de la que Nicaragua no se salva aún, pareciera que la crisis sociopolítica pasa a un segundo plano.

“Las Madres de Abril” seguirán exigiendo justicia para que los responsables de la muerte de decenas de manifestantes no termine en la impunidad.

Lizeth Dávila, madre del adolescente “Álvaro Conrado”, víctima mortal del sandinismo, habría cumplido 17 años el pasado ocho de abril, dijo a Radio Darío que una tregua a Daniel Ortega es como avalar la “incapacidad” con la que el presidente ha tomado su rol frente a la crisis. Ortega no aparece en público desde hace 32 días, y al parecer no lo hará.

La madre de Alvarito Conrado, que se encuentra varada en Europa junto a Josefa Meza, madre de Jonathan Morazán, muerto durante la “Madre de todas las Marchas” el 30 de mayo de 2018, rechaza cualquier posibilidad de tregua y sostuvo su demanda de justicia y no impunidad.

Las dos mujeres de la asociación “Madres de Abril”, dicen que el gobierno no dio ninguna tregua a sus hijos, cuando estos fueron asesinados durante los actos violentos ejecutados por grupos parapoliciales para terminar con las manifestaciones contra el régimen del FSLN.