Las declaraciones por las cuales habría sido rechazado por dictadura sandinista Hugo Rodríguez como Embajador de EEUU

Hugo Rodríguez, quien sería Embajador de EEUU en Nicaragua, pero fue rechazado por la dictadura sandinista.

La dictadura sandinista en Nicaragua rechazó la propuesta de quien sería el nuevo representante de los Estados Unidos en Nicaragua, Hugo Rodríguez. De acuerdo a fuentes periodísticas, estas afirmaciones de quien sería el nuevo Diplomático norteamericano serían las que provocaron molestias fuertes entre la pareja de dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo.

A continuación en EL HERALDO NET, la declaración de Hugo Rodríguez, Candidato a Embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

“Presidente Menéndez, Miembro de rango Risch, distinguidos miembros del Comité, es un honor comparecer ante ustedes hoy como candidato del presidente Biden para servir como el próximo Embajador de los Estados Unidos en Nicaragua. Estoy agradecido con el presidente Biden y el secretario Blinken por su confianza en mí y, si me confirman, espero trabajar con usted y sus colegas en el Congreso para promover los intereses de los Estados Unidos en Nicaragua.

Antes de comenzar, me gustaría tomarme un momento para agradecer a mis padres, Gail y Hugo Rodríguez Sr., mis cinco hermanos y hermanas, mis maestros y profesores, y mis colegas del Departamento de Estado. De ellos he aprendido todo el valor del trabajo duro, especialmente en el servicio a los demás, y la importancia de escuchar profundamente, antes de hablar. Quiero agradecer a mis hijas, Alison y Annalia, por hacer que nuestra vida itinerante sea más rica y significativa, casi nunca quejándose de nuestras muchas mudanzas y largas horas de trabajo. Y, sobre todo, quiero agradecer a mi esposa y compañera oficial del Servicio Exterior, Karen Rodríguez. Esta carrera ha sido un esfuerzo de equipo, y todo lo que he logrado se lo debo al apoyo entusiasta de Karen, a sus sabios consejos y a su voluntad permanente de asumir más de lo que le corresponde de la carga del hogar además de su trabajo diario. Ella me inspira todos los días. En 1952, mi padre salió de la República Dominicana, huyendo de una dictadura que dejaba al dominicano promedio sin espacio para la libertad y sin esperanza de alcanzar sus

Desafortunadamente, Los nicaragüenses ahora enfrentan una situación similar desde las elecciones de noviembre pasado, cuando Daniel Ortega y Rosario Murillo privaron a los nicaragüenses de cualquier opción real, y las esperanzas de democracia y prosperidad de los nicaragüenses se desvanecieron. Más de 180 presos políticos por cargos infundados, incluidas figuras de la oposición política, defensores de los derechos humanos, líderes estudiantiles, periodistas y representantes de la sociedad civil, siguen privados de sus derechos humanos.

El gobierno de Nicaragua también cerró el espacio cívico a un ritmo alarmante, cerrando más de 700 asociaciones, universidades, fundaciones y otras organizaciones sin fines de lucro solo en 2022, y más de 800 desde 2018. Como resultado del creciente clima de represión, miedo y desesperanza, junto con el fracaso del gobierno de Ortega-Murillo para atender las necesidades básicas de las personas, cientos de miles de nicaragüenses ahora son refugiados, solicitantes de asilo y migrantes en toda la región.

Estados Unidos se ha pronunciado en contra de estos abusos y, de confirmarse, continuaré haciéndolo, no porque tengamos la intención de determinar los asuntos internos de Nicaragua, sino porque es nuestro compromiso bajo la Carta Interamericana, que tanto Estados Unidos y Nicaragua firmaron en 2001. Como ha declarado el presidente Biden, “la Carta Democrática Interamericana obliga al hemisferio a defender los derechos democráticos del pueblo nicaragüense”. De ser confirmado, me comprometo a trabajar con el Congreso, colegas interinstitucionales y socios internacionales para presionar por el retorno a la democracia, el respeto por los derechos humanos y la libertad de los presos políticos en Nicaragua.

Si bien discrepamos fundamentalmente con las acciones del gobierno de Ortega-Murillo, la relación entre nuestros dos países va mucho más allá del liderazgo político. Más de 400 mil personas de ascendencia nicaragüense viven en Estados Unidos, alrededor de 6,000 estadounidenses visitan Nicaragua cada año, y allí residen otros 20.000.

Estados Unidos ha apoyado durante mucho tiempo el desarrollo económico en Centroamérica, y una Centroamérica próspera, estable y democrática es claramente de nuestro interés. Es por eso que, de ser confirmado, me comprometeré con las voces de toda la sociedad nicaragüense para compartir nuestra visión de crecimiento económico inclusivo, como lo declaró el Presidente en la reciente Cumbre de las Américas en Los Ángeles. Buscaremos apoyar a los grupos de la sociedad civil que brindan servicios esenciales en las áreas de atención médica, educación y alivio de la pobreza, incluidas las organizaciones a las que se ha dirigido el gobierno de Nicaragua.

Haremos lo que podamos para ofrecerle al pueblo nicaragüense un mejor futuro en su propio país. Sabemos que abordar las causas profundas de la migración irregular y el desplazamiento forzado, en toda Centroamérica e incluida Nicaragua, implica garantizar el respeto de los derechos humanos, generar oportunidades económicas y mejorar la seguridad ciudadana. Estas mejoras requieren que los gobiernos defiendan el estado de derecho, respeten los derechos humanos y combatan la corrupción. De ser confirmado, abogaré por un cambio de rumbo para que el pueblo nicaragüense trabaje para recuperar su democracia, proveer para sus familias y recuperar la esperanza en su futuro.

Señor presidente, miembro de alto rango, miembros del comité, les agradezco nuevamente su consideración de mi nominación y agradezco sus preguntas”.

Suscríbete a nuestro canal en Youtube