El dictador Daniel Ortega tiene más de 25 días sin dar la cara a la nación ante el covid19

A pesar que el dictador Daniel Ortega lleva más de 25 días si aparecer en público, tiene casi un mes sin estar en público, su esposa y vicedictadora, Rosario Murillo, dijo el martes 7 de abril que él es quien dirige la actual emergencia causada por la pandemia de coronavirus.

“Todas nuestras instituciones de seguridad soberana y ciudadana, el Ejército de Nicaragua, Defensa Civil, nuestra Policía Nacional, el Ministerio de Gobernación, todas las entidades que conformamos el SINAPRED (Sistema Nacional de Prevención de Desastres), estamos trabajando de acuerdo a nuestras funciones constitucionales”, dijo a sus medios de comunicación gubernamentales.

“La Presidencia de la República, nuestro Comandante Daniel, coordinando todas las labores y la permanente Misión de Servicio a nuestro Pueblo, que nunca abandonamos”, dijo la vicedictadora, sancionada por los EEUU y señalada de crímenes de lesa humanidad.

Tanto dentro del FSLN como en grupos opositores exigen que el dictador reaparezca de manera pública nuevamente, ya que desde que comenzó la pandemia del coronavirus, no ha aparecido en ninguna ocasión, más que en un encuentro del SICA, donde no hizo tanta mención a la emergencia sanitaria.

A sólo antes de la alocución de Murillo, desde el centro de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) la directora Carissa Etienne, envió un mensaje contundente sobre el manejo de la pandemia del régimen sandinista “Nos preocupa la falta de distanciamiento social, la convocatoria de reuniones masivas. Nos preocupan los exámenes, la trazabilidad de los contactos y la notificación de casos. También nos preocupa lo que vemos como una prevención y control de infecciones inadecuados”.