La hija del periodista Miguel Mendoza dice que su papá debe comer más pues se le “sienten los huesitos”

El periodista Miguel Mendoza.

Después de la visita familiar por las fiestas de navidad a los presos políticos que están en la Dirección de Auxilio Judicial conocido como “El Chipote”, los familiares del reo político Miguel Mendoza le diaron Gracias a Dios (y no a Daniel Ortega ni Rosario Murillo) por verlo otra vez. A pesar que se mostraron muy preocupados por su deterioro físico.

“El año pasado fue un diciembre muy difícil para la familia, porque no nos permitieron tener ningún tipo de comunicación con Miguel. Alejandra llegó a pensar que Dios se había olvidado de ella en navidad. Me duele mucho verla llorar”, dijo Margin Pozo, esposa del prisionero al recordar que el año pasado no lo pudieron ver en navidad.

A pesar que la familia reconoce que es un proceso difícil, doloroso e injusto, sostienen que han aprendido a vivir en fe y dejar todo en las manos de Dios.

Leer también: Los amores de Sandino (a propósito de la muerte de su hija)

“Podemos compartir que sí ha escuchado nuestras oraciones, ha sido testigo de nuestro sufrimiento y más el de una niña, que en estos 18 meses, solo había pedido un abrazo de su padre. Este 25 de diciembre, para la honra y gloria de Dios, volvió a compartir con él y se sintió la niña más feliz del mundo”, dijo a 100% Noticias.

De acuerdo a Pozo, Alejandra hija de Mendoza le dijo muchas veces a su padre cuánto lo extraña “Papi, estoy emocionada, no puedo creer que estamos juntos nuevamente. Mi corazón está feliz, está palpitando muy rápido. ¡Te amo papi! Quiero que te vayas conmigo. No quiero dejarte aquí”.

Miguel Mendoza, el periodista que es un preso político del FSLN.

Alejandra le dijo: “Papi, necesitás comer más. Se te sienten los huesitos”, dijo Pozo.

En esta vez, Mendoza pudo tener la visita de cuatro de sus hermanos y un sobrino, informó Pozo, quien añadió que el cronista deportivo estaba sorprendido de verlos, después de más de 18 meses preso.

También Video: Santiago Aburto afirma que el Monseñor Rolando Álvarez tiene un golpe visible en el rostro

“Fueron cuatro horas, pero se hicieron cortas para Miguel y la familia. Esta vez pudieron visitarlo además de Alejandra, cuatro hermanos y un sobrino, quienes lo habían visto por última vez el 14 de junio de 2021. Ya imaginarán cómo se sintió Miguel”, contó.

Suscríbete a nuestro canal en Youtube