Había dicho el lunes por la noche que se retira de esta organización

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) tras la gran sorpresa que provocó en el mundo político al haber expresado públicamente que no firmará el reglamento de la Coalición, mismo que ellos mismos avalaron y promovieron por largo largo tiempo en la mesa multisectorial de los opositores, tiene ahora una gigantesca crisis interna por la presión de sus miembros que no aceptan la decisión de su cúpula de rechazar firmar el documento de la coalición.

Los representantes municipales se encuentran presionando dentro de la agrupación al punto que el político disidente del liberalismo José Pallais dijo que renuncia al cargo que tiene en el consejo directivo de la Alianza Cívica.

“En estos momentos, discutir sobre posibles casilla,s cuando ni siquiera estamos seguros de que haya elecciones o si estas podrán ser libres, equitativas, justas y transparentes; procurar dividir a la oposición en bloques, o pretender renegociar lo acordado en cuatro meses de trabajo solamente fortalece a la dictadura. La lucha es primero por la libertad, el fin del estado policial y verdaderas elecciones, las que no lograremos arrancar al régimen sin unidad total”, señala Pallais.

Las últimas decisiones de la ACJD, sobre todo, el de rechazar de confirmar su presencia en la coalición, sus recientes comunicados conjuntos con el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), organización que no mira con buenos ojos a la coalición, han generado dudas sobre la transparencia en las actuaciones de la Alianza Cívica, que en el papel todavía mantiene a Juan Sebastián Chamorro como su director ejecutivo y a Carlos Tünnermann como su coordinador.

Pallais, en el consejo directivo de la Alianza, ha hecho la representación del sector político y participó, como delegado de la Alianza, en el segundo diálogo con Ortega celebrado en el INCAE el año pasado.