En la clandestinidad de la noche un grupo de universitarios colocaron pancartas, de resistencia, en diferentes puntos de la ciudad de León. La primera en el colegio La Salle y la otra en la histórica plaza San Sebastián.

La Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia (CUDJ), que aglomera a estudiantes opositores de varias zonas de Nicaragua, presentó ayer jueves una agenda nacional, cuyo objetivo es redefinir el rol de las universidades en el país.

La llamada Agenda Común Universitaria, que fue presentada en el Día Nacional del Estudiante Nicaragüense, busca la recuperación de la autonomía de los centros de estudios superiores con respecto al Gobierno, elevar la calidad de la educación, garantizar transparencia en el presupuesto y lograr que las universidades aporten de manera efectiva al desarrollo del país.

En sus primeros puntos, dicha agenda establece el fortalecimiento y promoción del sistema universitario a través a la Ley de Autonomía Universitaria que garantice un modelo educativo integral, reclama «máxima transparencia» en acciones y manejo del presupuesto, así como la defensa de las demandas estudiantiles, y equidad de acceso a la educación, además de políticas con alto contenido de valores éticos y humanísticos.

En la agenda también se plantea mejorar la calidad de la educación y garantías de libre pensamiento, mayor apoyo a investigaciones para el desarrollo humano y la internacionalización de las universidades para que los estudiantes aspiren a conocimientos de otros países.

Además se reclama una «justicia transicional para alumnos que han sufrido detención arbitraria, fueron expulsados de sus centros por criticar al Gobierno, o debieron huir al exilio».

Comentar