Una fuente infiltrada del Movimiento Azul y Blanco reveló que dentro de las instalaciones del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) los paramilitares realizan labores de espionaje e intimidación.

La fuente señala que los paramilitares del MTI llegan a trabajar dos o tres días a las instalaciones del Ministerio, mientras el resto del tiempo los envían a los barrios y localidades para aplicar la labor de espionaje e intimidación disfrazados de civiles para “cazar” a ciudadanos azul y blanco.

La fuente del FSLN dentro del MTI indica que dentro de dicho Ministerio sigue funcionando la estructura paramilitar que atacó tranques y marchas pacíficas y que generaron cientos de muertos, desaparecidos y torturados, acusa el informante.

Esas fuerzas terroristas han sido, por orden de Ortega y Murillo, las responsables de cientos de crímenes de lesa humanidad cometidos por la tiranía Ortega-Murillo y que hoy en Estados Unidos se contabilizan para posteriormente ser juzgados, detalló la fuente de quien por razones obvias no podemos decir su nombre ni apellido.

El infiltrado ha explicado que los paramilitares llegan al MTI dos o tres días a la semana y el resto del tiempo es utilizado para trabajo paramilitar, lo que incluye salir a los barrios y sitios considerados azul y blanco para espiar, vigilar y amedrentar a los civiles, detalla el portal Servicio Nicaragüense de Noticias.

Estas turbas llegan de civil y se infiltran en los sitios como orejas, además vigilan a ciudadanos y levantan listas para que posteriormente sean secuestrados por la Guardia Nacional orteguista.

Esta estructura criminal funciona además en otras instituciones del Estado como la DGI, la DGA, el Banco Central de Nicaragua, el MINSA, el INSS y la Alcaldía de Managua, (Cuartel general paramilitar de Managua), entre otras, detalla.

No es la primera vez que se filtra que el MTI ha sido centro de paramilitares orteguistas. El paramilitar Carlos Mauricio Orozco Pérez, trabajador del MTI, fue señalado como paramilitar en las redes sociales, después que se publicara una serie de fotografías en las que se le ve posando con fusiles de guerra en una camioneta Hilux. Los escuadrones de la muerte orteguistas operan en camionetas Hilux por lo general.

Las imágenes se filtraron a partir de una USB que dejó olvidada en un bar cercano al viejo estadio nacional de béisbol, ubicado cerca de la sede del MTI. En la memoria también se encontraron fotografías del sujeto en actos partidarios del orteguismo y un documento del MTI en el que reporta las horas extras laboradas en abril. El MTI pagaría como “horas extras” a los paramilitares las actuaciones criminales contra el Pueblo.

Además de Orozco ya se han filtrado otros nombres de orteguistas que han participado en los crímenes de la tiranía como paramilitares, entre ellos el de paramilitar del Barrio Ducualí, Róger Sobalvarro Aráuz, trabajador del MTI como inspector que llamó en medio de la crisis a “aceitar los fierros” contra los manifestantes pacíficos.