El general en retiro del Ejército de Nicaragua Hugo Torres, analizó el reciente discurso del dictador Daniel Ortega en el acto de presentación de las credenciales del embajador de la Unión Europea en Nicaragua Castro Pelayo y diplomáticos de otros países, y lo calificó de ofensivo contra Josep Borrel y hacia el Consejo de la Unión Europea.

Aseguró el también miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que el discurso de Ortega apuntado contra los funcionarios de la Unión Europea se pareció a la del jefe de una pandilla y no la de un jefe de Estado que tienen que actuar con la mayor cordialidad, cortesía y respeto a la diplomacia internacional.

“Ortega pronunció una arenga que expresa desesperación, que refleja el nivel de aislamiento en que se encuentra y hace rabiertas como un niño malcriado para decir no me importa lo que están haciendo, cuando en verdad demuestra lo contrario, enuncia onda preocupación y angustia por sentir que no pudo con su tesis del fallido golpe de Estado”, expresó Torres.

“Nadie le ha creído en el exterior y por el contrario le siguen lloviendo condenas internacionales por las violaciones sistemáticas a los derechos humanos de los ciudadanos indefensos de Nicaragua”, afirmó Torres.
El dictador quiso aparentar firmeza de cara a la aprobación legal del marco de sanciones para su gobierno por el Consejo de la Unión Europea, pero en su discurso demostró totalmente lo contrario: “si le importan y mucho pues se quejó de las sanciones posibles a algunos de sus familiares y allegados políticos y pidió que no sean aplicadas”, sostuvo el ex miembro de alto nivel del Ejército de Nicaragua.

¿Qué logró Ortega con ese comportamiento confrontativo contra la Unión Europea?

Torres se hizo esta pregunta la cual response que sólo alcanzó acelerar las sanciones y mayor estrechez de la comunidad internacional hacia el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, concluyó.