Prefirió dar entrevista a un medio extranjero y no a su gran cantidad de medios informativos a nivel nacional

Laureano Ortega, que también es asesor de la Presidencia para las Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional e hijo mimado de los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo, después de varios días se manifestó ante la sanción aplicada por el Tesoro de Estados Unidos hace casi 60 días y afirmó que no le ha perjudicado de ninguna manera la medida impuesta por el país norteamericano que le prohíbe que cualquier entidad bancaria desarrolle algún tipo de transacción comercial con él.

“No, de ninguna manera”, afirmó de forma escueta el hijo de los dictadores al medio ruso Sputnik que lo entrevistó mientras se encontraba participando en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Esa sería la primera reacción de Laureano Ortega frente a la prensa nacional e internacional. En Nicaragua los Ortega-Murillo tienen un gigantesco aparataje propagandístico, sin embargo eltenor prefirió callar, algo que fue catalogado por la oposición como “desmoralización”.

Una fuente que fue consultada bajo el anonimato indicó que las sanciones impuestas por Estados Unidos a miembros de la pareja presidencial han sido un golpe fuerte contra los dictadores debido que a nivel diplomático son observados como “leprosos”, cuenta el portal Nicaragua Investiga. “Nadie quiere acercarse a ellos. Las sanciones los persiguen”, dijo la fuente.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones contra el hijo del presidente de Nicaragua y contra el Banco Corporativo (Bancorp) en abril de 2019, un año después que su padre Daniel Ortega ejecutara una cruenta represión contra los civiles que exigían su renuncia; las cifras de la matanza es enorme: más de 300 muertos y miles de heridos y exiliados.

Los resultados de las sanciones traen como consecuencia que todos los bienes e intereses en propiedad de los sancionados, de igual manera a cualquier entidad que tengan, de forma directa o indirecta, una participación del 50% o más y que se encuentren en Estados Unidos o en posesión o control de personas o entidades estadounidenses pasan a ser bloqueados.